Blog

COMPRAS COMPULSIVAS


Tras la ola consumista de las navidades, ahora que empezaron las ofertas, la posibilidad de excedernos en gastos, sigue latente.

Todos somos consumidores: compramos y usamos bienes y servicios. Y, cada tanto, está bien darnos un gusto o buscar dárselo a alguien que amamos. Sin embargo, esta temporada puede ser una época en la que se pierde el control sobre los gastos.

Las motivaciones psicológicas detrás de comprar sin control son múltiples. Puede deberse, por ejemplo, a que de pequeños nuestros padres nos dieron regalos en vez de amor, y aprendimos que las cosas son un sustituto del afecto. También puede tener origen en que en el pasado sufrimos muchas carencias y hacer compras es una manera de reparar este hecho. A veces, cuando sentimos nuestra vida vacía, la llenamos de objetos.

Los niños pueden ser víctimas de campañas publicitarias -principalmente de juguetes- que, hasta que vengan los Reyes, los quieren orillar a consumir sin límites. Hay que estar muy cerca de ellos para darles una visión menos materialista de las fiestas de fin de año.

En un mundo donde cada vez disponemos de menos recursos naturales y mayor tendencia al materialismo, quizá nos convenga comenzar a promover una cultura diferente del regalo:

• Galletas o pasteles preparados por nosotros

• plantas

• termos, tazas y botes de agua que se puedan utilizar muchas veces para evitar el uso de desechables

• experiencias tales como boletos para espectáculos o visitas a museos

• una clase de baile o pintura.

Son regalos diferentes, no muy costosos y que pueden tener el mismo o mejor efecto que un obsequio caro.

Detrás de las compras compulsivas suele haber emociones inconscientes, como tristeza o vergüenza, o una depresión no diagnosticada.

Consejos para evitar compras por impulso y cuidar el aguinaldo en esta temporada:

• priorizar: Hacer primero los gastos necesarios, como reparaciones en casa, cubrir deudas, etcétera.

• Planificar las compras: Hacer una lista de qué necesito para mi casa y para mí, qué necesitan mis seres queridos y qué deseo regalar. Apegarse a la lista, sin improvisaciones de último minuto.

• Hacer un presupuesto para nuestras adquisiciones y ajustarnos a él

• Evitar ir de compras cuando se esta triste

• Prepararse para decir NO, muchas veces, a los vendedores insistentes.

• Pedirle a alguien de confianza que nos acompañe y nos ayude a cuidar nuestros impulsos

• Comparar precios en varios establecimientos y dejar descansar la idea 24 horas (consultar la compra con la almohada)

La adicción patológica a las compras recibe el nombre de oniomanía. Tiene las mismas características que cualquier otra adicción -al juego, a sustancias o a la comida: pensamientos obsesivos sobre comprar, ansiedad cuando se está cerca de comercios, satisfacción que antecede a la culpa y arrepentimiento después de adquirir algo, endeudamiento excesivo. La padecen más mujeres que hombres. Ellas compran más zapatos, ropa y artículos de belleza, mientras que ellos suelen adquirir electrónicos y herramientas.

La adicción a las compras todavía no figura en los manuales de diagnóstico de psicopatologías, pues los psicólogos sociales observan que, en realidad es que casi todos compramos en exceso y adquirimos más de lo que necesitamos,

El dinero que tenemos casi siempre es producto de nuestro trabajo. Una forma de honrar nuestro esfuerzo durante el año, es cuidando lo que hemos ganado y evitar compras excesivas


Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Archive
Follow Me
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Pinterest Icon

Tel: 55 56 58 51 08

* Diseño Patty Muniveh - lamuniveh@gmail.com

© 2023 by Alison Knight. Proudly created with Wix.com